Monday, October 29, 2007

De mares

Paseando al perro, sentí la brisa y el olor a mar. Quedé pasmado. En seguida, vino a mí al reminiscencia de la Aguada. La playa. La paz. Nada en qué pensar más que en nada. ¡Qué ganas de irme a la mierda!

2 comments:

Habichuela Mágica said...

Me voy contigo! Queda muy lejos?

eimb said...

Espero que no lo esté. Todos están invitados.