Wednesday, November 8, 2006

Bitácora de un día de mal humor: 1 - Cuando la tecnología falla

Me acosté en mi cama, esperando como un estúpido, esperando que el madito celular hiciera alguna señal de que recibió un mensaje. Esperé. Esperé mucho. Demasiado. Nunca llegó nada. Intente mandar un mensaje. No me dejó. Hice una llamada que confirmó mi malestar: efectivamente me había mandado mensajes, ¡y cinco!

Me enojé. Mucho. Dicen que yo me llevo demasiado bien con la tecnología. Para mí, es más que nada una ciencia intuitiva, yo le busco la vuelta a las cosas, y ta, de vez en cuando me salen. Pero esto me superó. No sólo arruinó mi tarde, sino que terminó de rematar mi mal humor mezclado con sueño que había cultivado durante todo el día.

Son en esos momentos en que me acuerdo del querido Carlos Tanco: “para eso es bueno tener un perro, para pegarle y descargar en él todas nuestras frustraciones y fracasos”.

4 comments:

eimb said...

Sepan disculpar errores, lo hice de mal humor y sin revisar

El satiro blanco said...

bo le pegaste al perro? sigue en pie lo de las muelas

Al Nonino said...

Hay pocas cosas que me despierten tanta ira como los desperfectos tecnológicos. Por suerte, eimb siempre anda cerca. Y retira los elementos punzantes de mi alrededor.

anonetoy said...

Al, me hacés acordar a la prueba de conducir con lo de "objetos punzantes".