Tuesday, December 16, 2008

1/4

Contemplo el mundo desde mi cama..., bah, más bien mi cuarto. Me puse a pensar en la disposición de los muebles del mismo (nada de pensamientos revolucionarios como hacía Mrozek). Cada pieza de habitación se encuentra en un rincón. Cama, estantería, ropero, tele. Los cuatro elementos se encuentran separados de forma cuasi equidistante, como si entre ellos existiera una especie de pelea o conflicto.

Me puse a pensar entonces qué sucedía si juntaba a todos los muebles en el centro. Para empezar resultaría poco práctico. Después, existiría un problema de espacio. Entonces por qué no situarlos todos contra un mismo rincón. La practicidad de este movimiento sería todavía más limitante, puesto que si, por ejemplo, sitúo la cama en último orden, me sería inaccesible.

Otra idea que me surgió fue eliminar a los muebles. No los necesito. Los libros pueden estar en el suelo. La ropa también. La tele..., es un tema... La cama podría reducirse a un colchón... ¡NECESITO SALIR DE MI CUARTO!

6 comments:

anonetoy said...

Vamos, Rocky, ¡podés con esa mononucleosis!

Y no me menciones a Mrozek, que la última vez que presté el libro nunca me lo devolvieron. Si recordara a quién se lo di...

anonetoy said...

Vamos, Rocky, ¡podés con esa mononucleosis!

Y no me menciones a Mrozek, que la última vez que presté el libro nunca me lo devolvieron. Si recordara a quién se lo di...

anonetoy said...

Vamos, Rocky, ¡podés con esa mononucleosis!

Y no me menciones a Mrozek, que la última vez que presté el libro nunca me lo devolvieron. Si recordara a quién se lo di...

eimb said...

¡Veo triple!

anonetoy said...

Para que te quedara bien claro.

eresfea said...

¡Oh! Ese "como hacía Mrozek" me ha emocionado.
(Ya oigo a la turba pidiendo tu cabeza: "¡Intelectuá, intelectuá...!").