Wednesday, March 21, 2007

Cláusula

- Bien señor Nock, hemos leído su currículum de punta a punta. Al derecho y al revés. Hasta lo hemos mandado a traducir en inglés para que nuestro principal accionista en Europa lo lea… – dijo el gerente.

El señor Nock no entendía mucho que pasaba, pero igual le siguió la corriente. Necesitaba desesperadamente el empleo.

- Entiendo – acabó diciendo -. Entonces…
- Entonces pensamos que usted es material útil para esta compañía…
- Pero…
- Pero, no me ha dicho si está dispuesto a dejar el alma.
- ¿Perdón?
- ¿No conoces usted el lema que tenemos para nuestros empelados?

El gerente señaló una pancarta gigante que ocupaba toda la pared de la oficina y que el señor Nock ni se había percatado de que estaba ahí. La pancarta decía:

HAY QUE DEJAR EL ALMA POR LA COMPAÑÍA

El señor Nock miró un rato el cartel.

- Pero…
- Como usted sabe, señor Nock, esta es una compañía que fabrica clones, clones de seres humanos. Y como usted también debe saber, el principal motor de los seres humanos es…
- ¿La comida?
- El alma, señor Nock. Por supuesto, nosotros no fabricamos eso. Existe un fabricante en China (ahí hay material de sobra) pero como usted sabe, señor Nock, el comunismo pasó de moda.
>>Ahora lo que se quiere es un clon capitalista. Por eso, es nuestra política pedirle a nuestros empleados que dejen el alma por la empresa.
- ¿Y usted ha dejado el alma?
- Me sorprende señor Nock. Sabe usted bien que los gerentes de las grandes compañías no tienen alma.
- Caramba, yo… - el señor Nock quedó perdido-. Yo tengo que pensarlo…
-Perfecto, aquí le dejo mi tarjeta.

Se estrecharon las manos y el señor Nock salió de la oficina. Jamás volvió a contactarse. Necesitaba desesperadamente el empleo, pero no era estúpido.

5 comments:

Anonymous said...

Otro triunfo eimb! "Sabe usted bien que los gerentes de las grandes compañías no tienen alma"

Este said...

Estos de las multinacionales, siempre con lo mismo.

Anonymous said...

Espero que los mosquitos que me estan picando tampoco tengan alma, no se lo merecen.

Pobre loco said...

Recolectá los cuentos y escribí un libro.
Una duda: las almas que fabricaban los chinos, eran "almas de fuego" JA JA JA...
Parezco Chans comentando

eresfea said...

Hermoso.