Friday, October 27, 2006

No tengo nada, flaco

- ¿Cuánta propina hay que darle a un acomodador? La verdad que ése es uno de los misterios que siguen sin resolverse. Ése y el origen del universo. Es que no sé medirme. Si le tire 50 centésimos es muy poco, y si le doy diez me parece demasiado. Pero si hago un intermedio también me quedo con la sensación de que no le estoy dejando nada.

Yo no soy tipo solidario. Al contrario. Lo último que se puede ver en mi es solidaridad. Es muy probable que si salga con amigos y unos se pone en pedo etílico yo no lo cargue, y prefiera dejarlo en el suelo argumentando que “Es un proceso natural, ya se va a levantar” (mientras de la boca de mi amigo se ve salir un líquido blanco medio raro, sus ojos están rojos y esta tirado en el medio de la calle).

Otro ejemplo que describe mi extrema no generosidad es el de la propina. No sé cuánta plata le tengo que dar, por eso en general no le doy, lo que me hace quedar como un sorete. Lo de sorete está bien, pero no lo hago por gusto. Si bien es otro ejemplo de que carezco de todo sentimiento solidario, en ése caso no es tanto porque no quiero sino que no sé.

En general esto se resuelve con un “No tengo nada, flaco”. Lo que no es lógico ya que tengo auto, ergo, tengo plata. No sé doctor, es un problema que tengo, ¿cree que sea grave? -terminé de decir esto cuando sonó el reloj Swiss army que tenía puesto el Loquero.

-Bueno eimb. Se nos terminó el tiempo por hoy. Quiero que pienses en lo que hablamos(¿?) y nos vemos el jueves que viene. No te olvides de mandarme ese cheque que ya estamos a 10 y si no te voy a tener que cobrar un recargo de veinte por ciento, y el veinte por ciento de $7800 es…

2 comments:

Pobre loco said...

Muy gracioso. Y eso de decir que no sos generoso sin duda tipifica tu texto como ficción.

anonetoy said...

Piraste Eimb. Yo que vos les daría -a los cuidacoches- un vale por un microhondas escrito con lapicera.