Wednesday, January 20, 2010

Horario de verano

Así lo dispone la nueva moda. Quizás por una necesidad de acercarnos al primer mundo o de ir contra todo tipo de actitud lógica, los horarios cambian. Es que parece que en verano, los jóvenes, me incluyo (con permiso) vivimos en Australia... Existe un margen de error de por lo menos cuatro horas con lo que vendría a ser el horario normal. Es decir, si a lo que sucede se le resta cuatro horas, las actividades de los jóvenes podrían considerarse dentro de un horario “normal”. Paso a delinear un día tipo en la vida de un joven en vacaciones:

12:00 - Se levanta… a orinar. En caso de resaca se ingiere algún tipo de calmante. En caso de encontrarse con alguna sorpresa en la cama (mujer, vómito…) puede o deshacerse de la misma o irse a dormir a otro lado (las dos opciones son válidas para cualquiera sea la sorpresa)

12:10 – Se puede arrepentir y volver con la sorpresa.

12:11 – Puede echar a la sorpresa de la casa.

14:00 – Si la noche fue leve (es decir, si no estuvo bailando arriba de la barra como si estuviera en Ibiza) se levantará a ver cómo está el día y se recostará en algún sillón de por ahí.

16:00 – La hora promedio de levantada. De todas maneras seguirá deambulando por ahí, seguramente comiendo las sobras de la cena de ayer. Los más vivos, improvisarán una especie de almuerzo, otros comprarán unas galletitas en algún almacén de por ahí.

17:00 – Preparado de bebidas exóticas para bajar a la playa. Los más vagos simplemente comprarán unas cervezas.

17: 40 – ¡A la playa al fin! Algunos quedan durmiendo en el campamento o casa.

18:50 – Estará con todos en la playa, ¡al fin! Es probable encontrarse con amigos que se quedaron en la playa desde la noche anterior (o mejor dicho, desde la salida anterior, que fue ese mismo día).

20:30 – 21:30 – Subirá a casa, siempre y cuando una sorpresa no lo detenga.

21:45 – Algunos dormirán. Otros se ocuparán de las compras. Prioridades: Alcohol, alcohol, alcohol, algún refresco para bajar el alcohol, alcohol y algo para cenar…, con alcohol.

22:00 – Hora de baños y siestas esporádicas.

0:00 – ¡A cenar!

0:45 – ¡A cenar los que se durmieron!

1:30 – Tiempo de un siesta para recargar energías luego de un día con mucha actividad. Otros preferirán arrancar la previa con bebidas espirituosas.

3:00 – Arrancará oficialmente la previa con música acorde a la situación (Cumbia, reggaeton…).

4:30 – Hay primeras ideas de ir a bailar.

5:00 – Efectivamente se va a bailar.

5:05 – Algunos son echados del boliche y pasan la noche en la playa o de vuelta a la casa.

8:00 – Dependiendo del resultado de la noche o se volverá a la casa o se seguirá en la vuelta.

9:30 -10:00 – Algunos llegan a la casa. Otros se despiertan en la playa…, y siguen durmiendo. Hay otros que se despiertan en casa ajenas. Otros comienzan con las sorpresas…, o se despiertan en casas ajenas con sorpresas..., y así...

11:00 – La arena, o un niño con su pala de juguete, ya son demasiada molestia como para seguir durmiendo en la playa: es tiempo de volver a la casa. Otros siguen durmiendo en la playa. Otro deciden armar un castillo de arena con el niño. Los más sensatos están hace tiempo durmiendo en su cama o en alguna ajena, como cualquier joven promedio.


P.D.: En la foto: jóvenes de verano. ¡qué cosa rara!
P.D.2: Más post de verano, del eximio Comadreja, que recomiendo personalmente, aquí.

2 comments:

La comadreja said...

El verano nos desvirtua, y qué complejo se hace volver a la rutina laboral!

eimb said...

Ufff. Ni que lo digas.