Wednesday, June 18, 2008

Chau

El martes fue la última clase con él. Lo que más extrañaré no será las bromas sobre la grilla televisiva, la crítica sobre el periodismo, o sobre las publicidades locales. Eso puede seguir. Lo que más extrañaré sin dudas es ese nivel monocorde de su voz, hablando muy bajo, en tono de sermón de amigo, reflexivo y sincero, cada vez que corregía los errores en mis prácticas (habituales, claro). ¿Y ahora qué hacemos?

7 comments:

Anonymous said...

Pues, no cometer más errores...

eresfea said...

Triunfar, eimb, triunfar.

Al Nonino said...

¡Y ahora qué hacemos!
No será fácil...

Coppelia said...

¿Y ahora qué hacemos?

Coppelia said...

¿Y ahora qué hacemos?

Coppelia said...

No sé por qué sale dos veces el comentario,problemas técnicos

anonetoy said...

¡Tratar de conquistar el mundo! Miro el lado positivo: lo tuvimos cuatro años. Ni más ni menos. Miro el lado negativo. Los de primero lo tuvieron un semestre. ¡Ay!