Monday, February 26, 2007

Volver al frío

Fui al cuarto. Había sentido un ruido desde el Living. Prendí la luz y ahí lo vi, asomándose desde bajo de la cama, era Arthur Martin.

- Hace calor, mucho calor – me dijo.
- Sí – le dije yo.
- Prendé la tele mormón, y poné el cuatro.

Yo le hice caso. Estaban pasando los Oscar. Justo le estaban haciendo un homenaje a Alvaro Sanjurjo, mítico conductor de la transmisión de los premios en Uruguay junto con Martin.

- ¡Carajo!, yo estuve con ese viejo conduciendo ese mierda por años, ¿dónde carajo está mi premio? ¿Sabés cuánto hiede Sanjuurjo? ¿Y más con las luces del estudio?
- Me imagino que mucho…
- Muchísimo. ¡Ah! Che pibe, ¿me podés hacer un favor?
- Eh… Bueno, ¿qué es?
- Es cuando alguien le pide a otro que haga algo por él, pero eso no importa. A lo que voy es: ¿tenés un lugarcito en el freezer?
- ¿Cómo?
- En el freezer, ¿tenés un lugarcito para mí?
- Bueno…, no sé, supongo que si muevo un poco el helado y las cubeteras, puede que haya.
- Perfecto. Muchas gracias. Despertame cuando Sanjurjo se muera.

3 comments:

*MariJu-Pollita* said...

"Despertame cuando Sanjurjo se muera"
Amoroso!...
Besote^^...

eresfea said...

Esa nevera debe de tener sitio para cuatro o cinco vacas, ¿no?

anonetoy said...

Hablando de entregas de premios, La nota de Pobre Loco ganó algo en los Oscars.